Bicicletas eléctricas, una moda que llega para quedarse

Las bicicletas eléctricas asomaron tímidamente en nuestro país a finales de la pasada década y muchos fueron los que pensaron que serían una moda más que acabaría desvaneciéndose.

El principal inconveniente que les achacaban eran sus altos precios a los que había que añadir un cuidadoso mantenimiento, lo que hacía que no estuvieran al alcance de todos los bolsillos.

Con el paso del tiempo los precios han bajado y si bien las bicis eléctricas no son baratas, se han vuelto mucho más asequibles y comienzan a dibujarse como una gran alternativa a motos o coches para los desplazamientos urbanos.

Un vehículo ecológico y muy cómodo

Uno de los principales inconvenientes de las bicicletas convencionales a la hora de utilizarlas para ir a trabajar o al lugar de estudios cada día es el esfuerzo que hay que realizar al pedalear, especialmente si se viven en ciudades en las que hay grandes cuestas. bicicleta electrica Esto hacía que hubiera que tener cierta preparación física para poder pedalear, además de que en muchos casos se añadía el inconveniente de que el esfuerzo pudiera causar llegar al destino muy sofocado o incluso sudado. Las bicicletas eléctricas, con su asistencia al pedaleo, permiten salvar estas cuestas con gran facilidad, sin necesidad de tener una gran forma física y sin necesidad tampoco de ducharse al llegar al destino.

Otro de los problemas de las bicicletas es el que tiene que ver con la seguridad en las carreteras, sobre todo si se tienen que tomar rutas de circunvalación o carreteras comarcales. La poca velocidad de las bicis convencionales puede hacer peligrosas las incorporaciones o incluso la circulación por este tipo de carreteras, especialmente cuando hay muchos vehículos utilizándolas.

Los motores eléctricos permiten poder pedalear a una velocidad muy aceptable sin esfuerzo extra, permitiendo que se puedan utilizar estas vías con mucha más seguridad para el ciclista y sin entorpecer al resto de vehículos. El hecho de que todo esto se realice con un motor eléctrico añade la ventaja de que no hay gasto alguno en combustible, por lo que el precio extra que se paga por la bici eléctrica se amortiza rápidamente.

El principal inconveniente que algunos ven a estas bicicletas es que son más pesadas y necesitan un mantenimiento mayor que las convencionales. Eso sí, este mantenimiento nunca será comparable al que hay que realizarle a un coche, al menos desde el punto de vista económico.

De hecho si estás pensando en que tienes que hacer una exhaustiva revisión al sistema eléctrico cada cierto tiempo para mantener los principales componentes en perfecto estado, estas muy equivocado, cuando hablamos de mantenimiento en las bicicletas eléctricas, nos referimos a las piezas mecánicas, como los radios, cambios, frenos, nada que no tuviéramos que hacer con una bicicleta convencional, solo que ahora se ve más incrementado por la frecuencia diaria con la que usamos estos vehículos eléctricos del futuro.

Si te gustaría disponer de una bicicleta eléctrica a buen precio u otra clase de bicicleta urbana, te recomendamos la siguiente pagina web especializada en todo tipo de bicicletas  urbanas http://bicicletasurbanas.net

Leave a Reply