Jabon casero: ¿Por qué, para qué, cómo?

Entre una gran variedad de consejos para ahorrar nos hemos encontrado probablemente con uno de los más comunes. Fabricar tu propio jabón casero y la pregunta principal sería ¿Por qué? Bueno, el motivo más obvio es el ahorro de dinero. Cada año la población de este país consume entre 1800 y 2300 millones de jabones. ¿Es mucho jabón, verdad? Imaginemos ahora que cada familia fabricara su propio elemento de limpieza personal. Esto además de ahorrarle muchísimo dinero a esa familia también generaría una gran conciencia ecológica y allí tenemos el “¿para qué?”.

La fabricación industrial de elementos de limpieza entre los que se incluye el jabón de uso personal, suele generar un gasto de agua potable desde los 1000 hasta los 50 mil litros. Es sabido que nuestro planeta no posee una reserva infinita de agua y el consumo humano de este recurso está agotándolo en demasía. Es por eso que podríamos ahorrar no solo dinero, sino también recursos al utilizar los materiales mas comunes y accesibles para la fabricación de elementos personales de higiene.

Más allá de los recursos ecológicos que podamos resguardar, también tenemos la paranoia interna de “¿Qué clase de químicos le estarán poniendo a los jabones?“. No se vosotros pero es una pregunta que siempre me hice en cuanto a todos los productos que utilizo a diario y nunca tuve una respuesta satisfactoria. De este modo y utilizando nuestros propios métodos para fabricar nuestro jabón casero, nos aseguramos de tener control total de los ingredientes que este posea. Podemos agregar incluso alguna crema hidratante como las grandes marcas o mejor aún, nuestro perfume de rosas favorito. Es solo cuestión de usar la imaginación y conocer que necesitamos.

jabones caseros

¿Cómo fabricar jabón casero?
No solo no es difícil sino que resulta muy entretenido. si bien en Internet podemos acceder a una gran cantidad de guías al respecto, existen sitios de la categoría de esta web http://comohacerjaboncasero.com/ donde nos explican paso a paso desde las recetas mas simples hasta las mas complejas (que no dejan de ser muy fáciles de llevar a cabo) como la de hacer jabón de glicerina, de lavanda o hasta la de hacer jabón liquido casero para poder recargar nuestro dispensador del baño o usar en la lavadora.

Ya no tienes excusas para pensar un poco en tu bolsillo y en el medio ambiente. ¿Qué esperas para comenzar a fabricar tu propio jabón casero? Es una actividad que podrías compartir con tu familia y comenzar a crear un pensamiento de mayor alcance ecológico entre los tuyos.

Leave a Reply